Dermatitis del sudor: síntomas, factores de riesgo y remedios

sudor photo

En la llegada de la estación calurosa, muchas personas experimentan o tienden a experimentar un tipo particular de dermatitis, la dermatitis del sudor, cuyo factor desencadenante, como su nombre lo indica, es el sudor. Descubrimos los síntomas, remedios y prevención de esta irritación de la piel.

Síntomas y factores de riesgo

Los síntomas típicos de la dermatitis del sudor incluyen manchas rojas, picor intenso, ardor y, en sus formas más graves, burbujas y ampollas.
El trastorno se agrava en presencia de piel hipersensible y un clima cálido y húmedo, lo que provoca un aumento de la sudoración.

También hay una serie de factores predisponentes o agravantes, entre ellos:

  • Ejercicio físico intenso
  • El consumo de alimentos demasiado picantes o demasiado picantes
  • Una fiebre
  • Estrés emocional
  • Dónde ocurreLa dermatitis por sudor puede afectar cualquier área de la piel pero, en la mayoría de los casos, ocurre en áreas ricas en glándulas sudoríparas, como el pecho, las axilas, huecos en brazos y rodillas, la ingle y la espalda. La inflamación también puede afectar el cuero cabelludo.

Cómo tratar la dermatitis del sudor

Cuando la dermatitis del sudor es leve, la inflamación se puede tratar con envolturas de manzanilla o baños a base de almidón de arroz, una sustancia conocida por sus propiedades calmantes.

Si la inflamación es aguda, el dermatólogo puede recetar ungüentos de cortisona para aplicar en las áreas afectadas.

Una serie de medidas también ayudan a mejorar el estado inflamatorio. El uso de productos no agresivos es importante para la higiene diaria. La transpiración puede limitarse no usando ropa sintética y optando por tejidos naturales, como el lino, el algodón y la seda, que favorecen la transpiración. Incluso la ropa apretada debe ser evitada.

Es de gran importancia asegurarse de que el cuerpo esté bien hidratado bebiendo al menos dos litros de agua al día para combinar con frutas y verduras frescas centrifugadas. Las frutas y verduras también son los alimentos ideales para combatir el trastorno, mientras que los alimentos que pueden aumentar el proceso inflamatorio deben evitarse. Este es el caso de los alimentos picantes, picantes, grasos, fritos y salchichas. Por lo tanto, es preferible no beber alcohol, que también puede empeorar la inflamación.

Finalmente, es importante no perforar las vesículas, esperando a que se reabsorban espontáneamente.

Dejar una respuesta